Skip to content

Nadie como Él - Jen Wilkin

by Poiema
$10.99

10 maneras en que Dios es distinto a nosotros y por qué eso es algo bueno

Fuimos diseñados con limitaciones. Nunca fuimos creados para ser Dios. Pero la raíz de cada pecado es nuestro deseo rebelde de poseer atributos que solo le pertenecen a Dios. Llamándonos a abrazar nuestras limitaciones como medios para glorificar el poder ilimitado de Dios, Jen Wilkin nos invita a celebrar la libertad que resulta de dejar que Dios sea Dios.

 

Biografia

Jen nos insta a levantar nuestra mirada para meditar en Sus atributos y reconocer nuestros propios límites con humildad. Al hacerlo, nuestros corazones se llenarán de gozo y asombro ante semejante Dios, Aquel que se humilló para salvarnos y amarnos.