Skip to content

Hermenéutica de Cristo: Hacia una interpretación cristotélica del Antiguo Testamento - Lucas Aleman

Sold out
$14.99
Colección contemporánea de ensayos teológicos sobre la necesidad de una hermenéutica cristotélica en la predicación contemporánea del Antiguo Testamento.

La presencia de Cristo en el Antiguo Testamento es incuestionable. El consenso general es que Cristo puede encontrarse en el Antiguo Testamento y debe predicarse desde el Antiguo Testamento. Sin embargo, no todos están de acuerdo en cómo encontrar y predicar a Cristo con base en la primera parte de la revelación divina.

En la actualidad existen por lo menos dos planteamientos hermenéuticos que resumen esta cuestión. Por un lado, está el cristocentrismo que busca encontrar y predicar a Cristo en todos o casi todos los pasajes del Antiguo Testamento y, por el otro lado, está el cristotelismo que entiende que el Antiguo Testamento en su conjunto apunta a Cristo, aunque cada pasaje no trate con él de manera explícita. Ambos planteamientos emplean en su esencia una hermenéutica histórico-gramatical, pero el cristocentrismo añade otros métodos interpretativos que afectan la manera de leer el Antiguo Testamento y pone así en riesgo a la intención misma del autor original. Este libro defiende al cristotelismo como la hermenéutica que anticipa al Cristo que el Nuevo Testamento identifica como Jesús (Mt 26:63–64; Jn 1:41, 45) sin tener que forzarlo en cada pasaje del Antiguo Testamento.

Cristo reprendió a los discípulos camino a Emaús al no entender “lo que de él decía” el Antiguo Testamento (Lc 24:27), pues tendrían que haber sido capaces de encontrarlo en la primera parte de la revelación divina de acuerdo a “todo lo que los profetas han dicho” (Lc 24:25). Si Cristo creía que el Antiguo Testamento requería otros métodos interpretativos para encontrar un significado diferente o un sentido más profundo, no habría reaccionado así. Por tanto, la hermenéutica de Cristo es una hermenéutica histórico-gramatical que respeta la intención de los autores del Antiguo Testamento porque sus escritos son revelación divina (2 Tim 3:16; 1 Pe 1:10–12).

Para encontrar y predicar a Cristo en y desde el Antiguo Testamento es necesario leerlo cuidadosamente, precisamente de la misma manera que Cristo lo hizo.